Catalogo - Lyres Lyres

Lyres

Lyres Lyres

Agotado

Ver carrito

15,00

Munster

Lyres

Lyres Lyres


SKU: MR 322  |  ,

Una gran selección de versiones y temas originales hacen del segundo álbum de los Lyres un magnífico ejemplo de un grupo en su momento más álgido. Sonido, actitud y una manera de hacer música que no se ven muy a menudo. A lo largo de los próximos meses Munster Records reeditará la discografía completa de los Lyres en Ace of Hearts.

Una pegatina sobre la portada escandalosamente rosa de este LP anunciaba que esto era lo nuevo de los Lyres para 1987, y la verdad es que ¡lo habíamos esperado con ganas! Al examinar la contra podíamos comprobar que el personal había cambiado: Paul Murphy había dejado su asiento tras la batería y ahora lo ocupaba John Smith, que había formado parte del grupo de Columbus, Ohio los Boys From Nowhere, como el título (en plural) del tema de DMZ. Mientras una versión anterior de ‘She Pays The Rent’ aparecida en un EP tenía un tempo bastante moderado, la versión del LP no podía haber sido más diferente, moviéndose a paso de caracol y con un aire dramático. Esta versión es quizás el momento más James Brown/Otis Redding de Jeff Monoman Conolly, que hace trizas su laringe mientras desnuda su alma. El componente dramático continúa a lo largo del LP, que contiene uno de los temas más, digamos, atípicos de los Lyres, ‘The Only Thing’. Siguiendo la misma línea de los sentimientos expresados en ‘She Pays The Rent’ y su versión del tema de los Nightcrawlers ‘If You Want My Love’, ‘The Only Thing’ es otro tema emocional y conmovedor. Es acertado afirmar que algunas de las versiones más conseguidos por parte de los Lyres están presentes en Lyres Lyres. En concreto, me refiero a su gloriosa interpretación de dos joyas de beat holandés escritas por Ronnie Splinter y Wally Tax – guitarra solista y cantante, respectivamente, de los Outsiders. ‘Teach Me To Forget Tou’ es increíblemente triste, una historia de amor perdido – originalmente fue la cara B del éxito del grupo en 1967, ‘Summer Is Here’. ‘I Love Her Still, I Always Will’, también una cara B, provenía de una de sus primeros singles. Lyres, con buen criterio, no disminuyen ninguna de las virtudes del original y crean una sorprendente y realmente evocadora interpretación. Los Alarm Clocks y los Jesters of Newport también reciben el tratamiento Lyres, y sus temazos ‘No Reason To Complain’ y ‘Stormy’, respectivamente, son rescatados del oscuro pozo y traídos hacia la luz de manera furiosa. Lo mismo ocurre con ‘You’ll Never Do It, Baby’, ya conocida por la versión de los Pretty Things, el original de Cops ‘N Robbers, y la grabación de los Boots, de Berlín. Pero la presencia de estas versiones no quiere decir que hubiese escasez de temas originales de los Lyres que diesen la talla. Todo lo contrario. Para mí, Lyres Lyres contiene una de sus creaciones más imperecederas, la sensacional bomba de garage pop ‘You Won’t Be Sad Anymore’. Es difícil imaginar una canción de amor a cargo de los Lyres más positiva y perfecta. Otro aspecto importante de Lyres Lyres es que produjo una especie de división entre los fans que querían que el grupo se mantuviese como antes, básico y crudo sin caer en ningún tipo de afectación del estilo garage de los 60, con la mínima concesión a cualquier tipo de sonido moderno. Otros, en cambio, acogieron bien el nuevo enfoque. Jeff y yo no queríamos hacer On Fyre de nuevo, dice el productor Rick Harte. Creía que ya habíamos conseguido lo que queríamos con ese disco. Buscábamos una nueva interpretación que incorporase más producción, efectos, etc. La cuidada elección de material es una prueba del conocimiento de Jeff del género y su genialidad. Se realizó un gran y obsesivo esfuerzo en la creación de todos los discos de los Lyres. En efecto, Lyres Lyres es un álbum que se puede escuchar año tras año y siempre ofrece algo nuevo al ponerlo. Lenny Helsing

Productos relacionados

Agotado

Ver carrito

15,00

Munster

Una gran selección de versiones y temas originales hacen del segundo álbum de los Lyres un magnífico ejemplo de un grupo en su momento más álgido. Sonido, actitud y una manera de hacer música que no se ven muy a menudo. A lo largo de los próximos meses Munster Records reeditará la discografía completa de los Lyres en Ace of Hearts.

Una pegatina sobre la portada escandalosamente rosa de este LP anunciaba que esto era lo nuevo de los Lyres para 1987, y la verdad es que ¡lo habíamos esperado con ganas! Al examinar la contra podíamos comprobar que el personal había cambiado: Paul Murphy había dejado su asiento tras la batería y ahora lo ocupaba John Smith, que había formado parte del grupo de Columbus, Ohio los Boys From Nowhere, como el título (en plural) del tema de DMZ. Mientras una versión anterior de ‘She Pays The Rent’ aparecida en un EP tenía un tempo bastante moderado, la versión del LP no podía haber sido más diferente, moviéndose a paso de caracol y con un aire dramático. Esta versión es quizás el momento más James Brown/Otis Redding de Jeff Monoman Conolly, que hace trizas su laringe mientras desnuda su alma. El componente dramático continúa a lo largo del LP, que contiene uno de los temas más, digamos, atípicos de los Lyres, ‘The Only Thing’. Siguiendo la misma línea de los sentimientos expresados en ‘She Pays The Rent’ y su versión del tema de los Nightcrawlers ‘If You Want My Love’, ‘The Only Thing’ es otro tema emocional y conmovedor. Es acertado afirmar que algunas de las versiones más conseguidos por parte de los Lyres están presentes en Lyres Lyres. En concreto, me refiero a su gloriosa interpretación de dos joyas de beat holandés escritas por Ronnie Splinter y Wally Tax – guitarra solista y cantante, respectivamente, de los Outsiders. ‘Teach Me To Forget Tou’ es increíblemente triste, una historia de amor perdido – originalmente fue la cara B del éxito del grupo en 1967, ‘Summer Is Here’. ‘I Love Her Still, I Always Will’, también una cara B, provenía de una de sus primeros singles. Lyres, con buen criterio, no disminuyen ninguna de las virtudes del original y crean una sorprendente y realmente evocadora interpretación. Los Alarm Clocks y los Jesters of Newport también reciben el tratamiento Lyres, y sus temazos ‘No Reason To Complain’ y ‘Stormy’, respectivamente, son rescatados del oscuro pozo y traídos hacia la luz de manera furiosa. Lo mismo ocurre con ‘You’ll Never Do It, Baby’, ya conocida por la versión de los Pretty Things, el original de Cops ‘N Robbers, y la grabación de los Boots, de Berlín. Pero la presencia de estas versiones no quiere decir que hubiese escasez de temas originales de los Lyres que diesen la talla. Todo lo contrario. Para mí, Lyres Lyres contiene una de sus creaciones más imperecederas, la sensacional bomba de garage pop ‘You Won’t Be Sad Anymore’. Es difícil imaginar una canción de amor a cargo de los Lyres más positiva y perfecta. Otro aspecto importante de Lyres Lyres es que produjo una especie de división entre los fans que querían que el grupo se mantuviese como antes, básico y crudo sin caer en ningún tipo de afectación del estilo garage de los 60, con la mínima concesión a cualquier tipo de sonido moderno. Otros, en cambio, acogieron bien el nuevo enfoque. Jeff y yo no queríamos hacer On Fyre de nuevo, dice el productor Rick Harte. Creía que ya habíamos conseguido lo que queríamos con ese disco. Buscábamos una nueva interpretación que incorporase más producción, efectos, etc. La cuidada elección de material es una prueba del conocimiento de Jeff del género y su genialidad. Se realizó un gran y obsesivo esfuerzo en la creación de todos los discos de los Lyres. En efecto, Lyres Lyres es un álbum que se puede escuchar año tras año y siempre ofrece algo nuevo al ponerlo. Lenny Helsing

Productos relacionados

Agotado

Ver carrito

15,00

Munster

Lyres Lyres

SKU: MR 322  |  ,

Una gran selección de versiones y temas originales hacen del segundo álbum de los Lyres un magnífico ejemplo de un grupo en su momento más álgido. Sonido, actitud y una manera de hacer música que no se ven muy a menudo. A lo largo de los próximos meses Munster Records reeditará la discografía completa de los Lyres en Ace of Hearts.

Una pegatina sobre la portada escandalosamente rosa de este LP anunciaba que esto era lo nuevo de los Lyres para 1987, y la verdad es que ¡lo habíamos esperado con ganas! Al examinar la contra podíamos comprobar que el personal había cambiado: Paul Murphy había dejado su asiento tras la batería y ahora lo ocupaba John Smith, que había formado parte del grupo de Columbus, Ohio los Boys From Nowhere, como el título (en plural) del tema de DMZ. Mientras una versión anterior de ‘She Pays The Rent’ aparecida en un EP tenía un tempo bastante moderado, la versión del LP no podía haber sido más diferente, moviéndose a paso de caracol y con un aire dramático. Esta versión es quizás el momento más James Brown/Otis Redding de Jeff Monoman Conolly, que hace trizas su laringe mientras desnuda su alma. El componente dramático continúa a lo largo del LP, que contiene uno de los temas más, digamos, atípicos de los Lyres, ‘The Only Thing’. Siguiendo la misma línea de los sentimientos expresados en ‘She Pays The Rent’ y su versión del tema de los Nightcrawlers ‘If You Want My Love’, ‘The Only Thing’ es otro tema emocional y conmovedor. Es acertado afirmar que algunas de las versiones más conseguidos por parte de los Lyres están presentes en Lyres Lyres. En concreto, me refiero a su gloriosa interpretación de dos joyas de beat holandés escritas por Ronnie Splinter y Wally Tax – guitarra solista y cantante, respectivamente, de los Outsiders. ‘Teach Me To Forget Tou’ es increíblemente triste, una historia de amor perdido – originalmente fue la cara B del éxito del grupo en 1967, ‘Summer Is Here’. ‘I Love Her Still, I Always Will’, también una cara B, provenía de una de sus primeros singles. Lyres, con buen criterio, no disminuyen ninguna de las virtudes del original y crean una sorprendente y realmente evocadora interpretación. Los Alarm Clocks y los Jesters of Newport también reciben el tratamiento Lyres, y sus temazos ‘No Reason To Complain’ y ‘Stormy’, respectivamente, son rescatados del oscuro pozo y traídos hacia la luz de manera furiosa. Lo mismo ocurre con ‘You’ll Never Do It, Baby’, ya conocida por la versión de los Pretty Things, el original de Cops ‘N Robbers, y la grabación de los Boots, de Berlín. Pero la presencia de estas versiones no quiere decir que hubiese escasez de temas originales de los Lyres que diesen la talla. Todo lo contrario. Para mí, Lyres Lyres contiene una de sus creaciones más imperecederas, la sensacional bomba de garage pop ‘You Won’t Be Sad Anymore’. Es difícil imaginar una canción de amor a cargo de los Lyres más positiva y perfecta. Otro aspecto importante de Lyres Lyres es que produjo una especie de división entre los fans que querían que el grupo se mantuviese como antes, básico y crudo sin caer en ningún tipo de afectación del estilo garage de los 60, con la mínima concesión a cualquier tipo de sonido moderno. Otros, en cambio, acogieron bien el nuevo enfoque. Jeff y yo no queríamos hacer On Fyre de nuevo, dice el productor Rick Harte. Creía que ya habíamos conseguido lo que queríamos con ese disco. Buscábamos una nueva interpretación que incorporase más producción, efectos, etc. La cuidada elección de material es una prueba del conocimiento de Jeff del género y su genialidad. Se realizó un gran y obsesivo esfuerzo en la creación de todos los discos de los Lyres. En efecto, Lyres Lyres es un álbum que se puede escuchar año tras año y siempre ofrece algo nuevo al ponerlo. Lenny Helsing

Agotado

Ver carrito

15,00

Munster

Lyres

Lyres Lyres

SKU: MR 322  |  ,

Una gran selección de versiones y temas originales hacen del segundo álbum de los Lyres un magnífico ejemplo de un grupo en su momento más álgido. Sonido, actitud y una manera de hacer música que no se ven muy a menudo. A lo largo de los próximos meses Munster Records reeditará la discografía completa de los Lyres en Ace of Hearts.

Una pegatina sobre la portada escandalosamente rosa de este LP anunciaba que esto era lo nuevo de los Lyres para 1987, y la verdad es que ¡lo habíamos esperado con ganas! Al examinar la contra podíamos comprobar que el personal había cambiado: Paul Murphy había dejado su asiento tras la batería y ahora lo ocupaba John Smith, que había formado parte del grupo de Columbus, Ohio los Boys From Nowhere, como el título (en plural) del tema de DMZ. Mientras una versión anterior de ‘She Pays The Rent’ aparecida en un EP tenía un tempo bastante moderado, la versión del LP no podía haber sido más diferente, moviéndose a paso de caracol y con un aire dramático. Esta versión es quizás el momento más James Brown/Otis Redding de Jeff Monoman Conolly, que hace trizas su laringe mientras desnuda su alma. El componente dramático continúa a lo largo del LP, que contiene uno de los temas más, digamos, atípicos de los Lyres, ‘The Only Thing’. Siguiendo la misma línea de los sentimientos expresados en ‘She Pays The Rent’ y su versión del tema de los Nightcrawlers ‘If You Want My Love’, ‘The Only Thing’ es otro tema emocional y conmovedor. Es acertado afirmar que algunas de las versiones más conseguidos por parte de los Lyres están presentes en Lyres Lyres. En concreto, me refiero a su gloriosa interpretación de dos joyas de beat holandés escritas por Ronnie Splinter y Wally Tax – guitarra solista y cantante, respectivamente, de los Outsiders. ‘Teach Me To Forget Tou’ es increíblemente triste, una historia de amor perdido – originalmente fue la cara B del éxito del grupo en 1967, ‘Summer Is Here’. ‘I Love Her Still, I Always Will’, también una cara B, provenía de una de sus primeros singles. Lyres, con buen criterio, no disminuyen ninguna de las virtudes del original y crean una sorprendente y realmente evocadora interpretación. Los Alarm Clocks y los Jesters of Newport también reciben el tratamiento Lyres, y sus temazos ‘No Reason To Complain’ y ‘Stormy’, respectivamente, son rescatados del oscuro pozo y traídos hacia la luz de manera furiosa. Lo mismo ocurre con ‘You’ll Never Do It, Baby’, ya conocida por la versión de los Pretty Things, el original de Cops ‘N Robbers, y la grabación de los Boots, de Berlín. Pero la presencia de estas versiones no quiere decir que hubiese escasez de temas originales de los Lyres que diesen la talla. Todo lo contrario. Para mí, Lyres Lyres contiene una de sus creaciones más imperecederas, la sensacional bomba de garage pop ‘You Won’t Be Sad Anymore’. Es difícil imaginar una canción de amor a cargo de los Lyres más positiva y perfecta. Otro aspecto importante de Lyres Lyres es que produjo una especie de división entre los fans que querían que el grupo se mantuviese como antes, básico y crudo sin caer en ningún tipo de afectación del estilo garage de los 60, con la mínima concesión a cualquier tipo de sonido moderno. Otros, en cambio, acogieron bien el nuevo enfoque. Jeff y yo no queríamos hacer On Fyre de nuevo, dice el productor Rick Harte. Creía que ya habíamos conseguido lo que queríamos con ese disco. Buscábamos una nueva interpretación que incorporase más producción, efectos, etc. La cuidada elección de material es una prueba del conocimiento de Jeff del género y su genialidad. Se realizó un gran y obsesivo esfuerzo en la creación de todos los discos de los Lyres. En efecto, Lyres Lyres es un álbum que se puede escuchar año tras año y siempre ofrece algo nuevo al ponerlo. Lenny Helsing

Productos relacionados