Catalogo - Minorisa

Fusioon

Minorisa


Ver carrito

18,00

Munster

Fusioon

Minorisa


SKU: MR-SSS 10  | 

Vinilísssimo es un sello de reediciones -sólo en vinilo- creado por Munster Records. Dedicado a la producción española desde los años 60 hasta los 80, Vinilísssimo cubre un amplio abanico de generos que van desde beat y garage a psicodelia, rock, soul, funk, rock progresivo, flamenco rock, punk, hard rock… a cargo de algunos de los artistas más relevantes y populares de la época, así como otros oscuros lanzamientos que continúan influenciando a la música española de nuestros días.

La obra maestra de Fusioon, el proyecto más sólido del «prog rock» español durante los primeros 70, «Minorisa» (1975) supuso la despedida del grupo de Santi Arisa, Martí Brunet y Jordi y Manel Camp. Sus audaces «suites» parten de música folclórica de Ibiza, Menorca y Manresa y se desarrollan a través de elaborados pasajes instrumentales. La primera mitad de los 70 fue una era obscura para el rock español, pero algunos grupos mantuvieron su visión con maravillosa testarudez. Fusioon grabaron tres elepés y lograron cierto reconocimiento: se les puede ver actuando en la televisión estatal (el vídeo está en Youtube) defendiendo su radicalidad sonora. «Minorisa» fue su obra cumbre y también su despedida. Procedentes de la industriosa ciudad de Manresa, eran el teclista Manel Camp, su hermano el bajista Jordi, el espectacular baterista Santi Arisa y el guitarrista Martí Brunet. Unos tenían antecedentes rockeros y otros venían del conservatorio; les unía la atracción por el rock progresivo y una intuición de que la música folclórica podía alimentar sus experimentaciones. Grabaron dos elepés para Belter, sello comercial que no sabía muy bien qué hacer con ellos. El primero (1972) partía de aires populares y se abría con una composición de Manuel de Falla. El segundo (1974), también sin título, contenía vigorosas piezas propias y un tema de Tchaikovsky. El grupo se mantenía tocando temporadas en discotecas de Castelldefels, Barcelona y -durante los veranos- Ibiza. En 1975, soplaban vientos de cambio: el dictador Francisco Franco iniciaba su declive. En julio, Fusioon participaron en Canet Rock, festival al aire libre que presentaba las nuevas opciones musicales para los próximos tiempos de libertad. El cuarteto esperaba integrarse en Zeleste, la empresa organizadora del festival, que contaba con sello discográfico, local de actuaciones y oficina de management. No les quisieron. El rechazo de Zeleste desmoralizó al grupo. Aunque fueran pioneros en la recuperación de las raíces autóctonas, se les consideraba «imperialistas» (¡!) por sus solemnes desarrollos instrumentales. Para su desdicha, el centro estético se había desplazado del rock progresivo hacia el jazz-rock. Además, no transmitían mensajes políticos y -atención- eran minusvalorados como provincianos por su origen manresano, en contraposición al cosmopolitismo de sus colegas barceloneses. Y solo había 60 kilómetros de distancia entre ambas localidades. Aún así, supieron despedirse a lo grande. La sucursal española del sello alemán Ariola quería abrirse a las músicas creativas y fichó a Fusioon. El grupo registró en Madrid «Minorisa», su obra más compleja y madura. Las dos suites, firmadas por Manel Camp, utilizaban melodías folclóricas de Menorca e Ibiza. La tercera pieza, ‘Llaves del subsconciente’, revelaba la pasión de Martí Brunet por la música electrónica. Envuelto en una portada sobria y evasiva -los textos, impresos en dorado, apenas se podían leer sobre un fondo de azul nocturno- «Minorisa» supuso un soberbio canto de cisne para la primera época rock progresivo español. Diego A Manrique. Publicado por Vinilísssimo

El proyecto más sólido del "prog rock" español durante los primeros setenta.

Ver carrito

18,00

Munster

Vinilísssimo es un sello de reediciones -sólo en vinilo- creado por Munster Records. Dedicado a la producción española desde los años 60 hasta los 80, Vinilísssimo cubre un amplio abanico de generos que van desde beat y garage a psicodelia, rock, soul, funk, rock progresivo, flamenco rock, punk, hard rock… a cargo de algunos de los artistas más relevantes y populares de la época, así como otros oscuros lanzamientos que continúan influenciando a la música española de nuestros días.

La obra maestra de Fusioon, el proyecto más sólido del «prog rock» español durante los primeros 70, «Minorisa» (1975) supuso la despedida del grupo de Santi Arisa, Martí Brunet y Jordi y Manel Camp. Sus audaces «suites» parten de música folclórica de Ibiza, Menorca y Manresa y se desarrollan a través de elaborados pasajes instrumentales. La primera mitad de los 70 fue una era obscura para el rock español, pero algunos grupos mantuvieron su visión con maravillosa testarudez. Fusioon grabaron tres elepés y lograron cierto reconocimiento: se les puede ver actuando en la televisión estatal (el vídeo está en Youtube) defendiendo su radicalidad sonora. «Minorisa» fue su obra cumbre y también su despedida. Procedentes de la industriosa ciudad de Manresa, eran el teclista Manel Camp, su hermano el bajista Jordi, el espectacular baterista Santi Arisa y el guitarrista Martí Brunet. Unos tenían antecedentes rockeros y otros venían del conservatorio; les unía la atracción por el rock progresivo y una intuición de que la música folclórica podía alimentar sus experimentaciones. Grabaron dos elepés para Belter, sello comercial que no sabía muy bien qué hacer con ellos. El primero (1972) partía de aires populares y se abría con una composición de Manuel de Falla. El segundo (1974), también sin título, contenía vigorosas piezas propias y un tema de Tchaikovsky. El grupo se mantenía tocando temporadas en discotecas de Castelldefels, Barcelona y -durante los veranos- Ibiza. En 1975, soplaban vientos de cambio: el dictador Francisco Franco iniciaba su declive. En julio, Fusioon participaron en Canet Rock, festival al aire libre que presentaba las nuevas opciones musicales para los próximos tiempos de libertad. El cuarteto esperaba integrarse en Zeleste, la empresa organizadora del festival, que contaba con sello discográfico, local de actuaciones y oficina de management. No les quisieron. El rechazo de Zeleste desmoralizó al grupo. Aunque fueran pioneros en la recuperación de las raíces autóctonas, se les consideraba «imperialistas» (¡!) por sus solemnes desarrollos instrumentales. Para su desdicha, el centro estético se había desplazado del rock progresivo hacia el jazz-rock. Además, no transmitían mensajes políticos y -atención- eran minusvalorados como provincianos por su origen manresano, en contraposición al cosmopolitismo de sus colegas barceloneses. Y solo había 60 kilómetros de distancia entre ambas localidades. Aún así, supieron despedirse a lo grande. La sucursal española del sello alemán Ariola quería abrirse a las músicas creativas y fichó a Fusioon. El grupo registró en Madrid «Minorisa», su obra más compleja y madura. Las dos suites, firmadas por Manel Camp, utilizaban melodías folclóricas de Menorca e Ibiza. La tercera pieza, ‘Llaves del subsconciente’, revelaba la pasión de Martí Brunet por la música electrónica. Envuelto en una portada sobria y evasiva -los textos, impresos en dorado, apenas se podían leer sobre un fondo de azul nocturno- «Minorisa» supuso un soberbio canto de cisne para la primera época rock progresivo español. Diego A Manrique. Publicado por Vinilísssimo

Productos relacionados


Ver carrito

18,00

Munster

Minorisa

SKU: MR-SSS 10  | 

Vinilísssimo es un sello de reediciones -sólo en vinilo- creado por Munster Records. Dedicado a la producción española desde los años 60 hasta los 80, Vinilísssimo cubre un amplio abanico de generos que van desde beat y garage a psicodelia, rock, soul, funk, rock progresivo, flamenco rock, punk, hard rock… a cargo de algunos de los artistas más relevantes y populares de la época, así como otros oscuros lanzamientos que continúan influenciando a la música española de nuestros días.

La obra maestra de Fusioon, el proyecto más sólido del «prog rock» español durante los primeros 70, «Minorisa» (1975) supuso la despedida del grupo de Santi Arisa, Martí Brunet y Jordi y Manel Camp. Sus audaces «suites» parten de música folclórica de Ibiza, Menorca y Manresa y se desarrollan a través de elaborados pasajes instrumentales. La primera mitad de los 70 fue una era obscura para el rock español, pero algunos grupos mantuvieron su visión con maravillosa testarudez. Fusioon grabaron tres elepés y lograron cierto reconocimiento: se les puede ver actuando en la televisión estatal (el vídeo está en Youtube) defendiendo su radicalidad sonora. «Minorisa» fue su obra cumbre y también su despedida. Procedentes de la industriosa ciudad de Manresa, eran el teclista Manel Camp, su hermano el bajista Jordi, el espectacular baterista Santi Arisa y el guitarrista Martí Brunet. Unos tenían antecedentes rockeros y otros venían del conservatorio; les unía la atracción por el rock progresivo y una intuición de que la música folclórica podía alimentar sus experimentaciones. Grabaron dos elepés para Belter, sello comercial que no sabía muy bien qué hacer con ellos. El primero (1972) partía de aires populares y se abría con una composición de Manuel de Falla. El segundo (1974), también sin título, contenía vigorosas piezas propias y un tema de Tchaikovsky. El grupo se mantenía tocando temporadas en discotecas de Castelldefels, Barcelona y -durante los veranos- Ibiza. En 1975, soplaban vientos de cambio: el dictador Francisco Franco iniciaba su declive. En julio, Fusioon participaron en Canet Rock, festival al aire libre que presentaba las nuevas opciones musicales para los próximos tiempos de libertad. El cuarteto esperaba integrarse en Zeleste, la empresa organizadora del festival, que contaba con sello discográfico, local de actuaciones y oficina de management. No les quisieron. El rechazo de Zeleste desmoralizó al grupo. Aunque fueran pioneros en la recuperación de las raíces autóctonas, se les consideraba «imperialistas» (¡!) por sus solemnes desarrollos instrumentales. Para su desdicha, el centro estético se había desplazado del rock progresivo hacia el jazz-rock. Además, no transmitían mensajes políticos y -atención- eran minusvalorados como provincianos por su origen manresano, en contraposición al cosmopolitismo de sus colegas barceloneses. Y solo había 60 kilómetros de distancia entre ambas localidades. Aún así, supieron despedirse a lo grande. La sucursal española del sello alemán Ariola quería abrirse a las músicas creativas y fichó a Fusioon. El grupo registró en Madrid «Minorisa», su obra más compleja y madura. Las dos suites, firmadas por Manel Camp, utilizaban melodías folclóricas de Menorca e Ibiza. La tercera pieza, ‘Llaves del subsconciente’, revelaba la pasión de Martí Brunet por la música electrónica. Envuelto en una portada sobria y evasiva -los textos, impresos en dorado, apenas se podían leer sobre un fondo de azul nocturno- «Minorisa» supuso un soberbio canto de cisne para la primera época rock progresivo español. Diego A Manrique. Publicado por Vinilísssimo


Ver carrito

18,00

Munster

Fusioon

Minorisa

SKU: MR-SSS 10  | 

Vinilísssimo es un sello de reediciones -sólo en vinilo- creado por Munster Records. Dedicado a la producción española desde los años 60 hasta los 80, Vinilísssimo cubre un amplio abanico de generos que van desde beat y garage a psicodelia, rock, soul, funk, rock progresivo, flamenco rock, punk, hard rock… a cargo de algunos de los artistas más relevantes y populares de la época, así como otros oscuros lanzamientos que continúan influenciando a la música española de nuestros días.

La obra maestra de Fusioon, el proyecto más sólido del «prog rock» español durante los primeros 70, «Minorisa» (1975) supuso la despedida del grupo de Santi Arisa, Martí Brunet y Jordi y Manel Camp. Sus audaces «suites» parten de música folclórica de Ibiza, Menorca y Manresa y se desarrollan a través de elaborados pasajes instrumentales. La primera mitad de los 70 fue una era obscura para el rock español, pero algunos grupos mantuvieron su visión con maravillosa testarudez. Fusioon grabaron tres elepés y lograron cierto reconocimiento: se les puede ver actuando en la televisión estatal (el vídeo está en Youtube) defendiendo su radicalidad sonora. «Minorisa» fue su obra cumbre y también su despedida. Procedentes de la industriosa ciudad de Manresa, eran el teclista Manel Camp, su hermano el bajista Jordi, el espectacular baterista Santi Arisa y el guitarrista Martí Brunet. Unos tenían antecedentes rockeros y otros venían del conservatorio; les unía la atracción por el rock progresivo y una intuición de que la música folclórica podía alimentar sus experimentaciones. Grabaron dos elepés para Belter, sello comercial que no sabía muy bien qué hacer con ellos. El primero (1972) partía de aires populares y se abría con una composición de Manuel de Falla. El segundo (1974), también sin título, contenía vigorosas piezas propias y un tema de Tchaikovsky. El grupo se mantenía tocando temporadas en discotecas de Castelldefels, Barcelona y -durante los veranos- Ibiza. En 1975, soplaban vientos de cambio: el dictador Francisco Franco iniciaba su declive. En julio, Fusioon participaron en Canet Rock, festival al aire libre que presentaba las nuevas opciones musicales para los próximos tiempos de libertad. El cuarteto esperaba integrarse en Zeleste, la empresa organizadora del festival, que contaba con sello discográfico, local de actuaciones y oficina de management. No les quisieron. El rechazo de Zeleste desmoralizó al grupo. Aunque fueran pioneros en la recuperación de las raíces autóctonas, se les consideraba «imperialistas» (¡!) por sus solemnes desarrollos instrumentales. Para su desdicha, el centro estético se había desplazado del rock progresivo hacia el jazz-rock. Además, no transmitían mensajes políticos y -atención- eran minusvalorados como provincianos por su origen manresano, en contraposición al cosmopolitismo de sus colegas barceloneses. Y solo había 60 kilómetros de distancia entre ambas localidades. Aún así, supieron despedirse a lo grande. La sucursal española del sello alemán Ariola quería abrirse a las músicas creativas y fichó a Fusioon. El grupo registró en Madrid «Minorisa», su obra más compleja y madura. Las dos suites, firmadas por Manel Camp, utilizaban melodías folclóricas de Menorca e Ibiza. La tercera pieza, ‘Llaves del subsconciente’, revelaba la pasión de Martí Brunet por la música electrónica. Envuelto en una portada sobria y evasiva -los textos, impresos en dorado, apenas se podían leer sobre un fondo de azul nocturno- «Minorisa» supuso un soberbio canto de cisne para la primera época rock progresivo español. Diego A Manrique. Publicado por Vinilísssimo

Productos relacionados