Catalogo - Safety Pin Stuck In My Heart

Patrik Fitzgerald

Safety Pin Stuck In My Heart

-8%

Ver carrito

11,00

Munster

Patrik Fitzgerald

Safety Pin Stuck In My Heart


SKU: MR 349  | 

Munster Records presenta una colección de las grabaciones de Patrik Fitzgerald en Small Wonder y Polydor durante 1977-1979. Una combinación de la indignación del punk con una veta de optimismo, algo raro y excepcional en aquellos tiempos. Disponibles por primera vez en un doble LP.

Patrik Fitzgerald fue una de las rarezas que el punk rock arrojó en 1977. Un cantante solitario con una guitarra acústica interpretando sus temas delante del público punk y alternándolos con charlas, relatos y poemas. ¿Para eso murió gente en las guerras punk? La respuesta es un enfático sí. No hay mejor ejemplo del «hazlo tú mismo» punk que la solitaria y menuda figura de Patrik Fitzgerald expresándose sobre un escenario y llevando cosas a cabo por su cuenta. Cantando temas sobre alienación, contemplación y situaciones imaginarias, enfrentándose a menudo a recibimientos hostiles al comunicarse con el público. Mientras los grupos tenían la protección de ser varios y el respaldo del volumen y los vatios, él estaba solo. Patrik escribía letras realistas, conmovedoras, incisivas y a veces incómodas. Sus primeros temas como ‘Safety Pin In My Heart’ y ‘All Sewn Up’ han resistido el paso del tiempo de manera extraordinaria y hoy suenan tan relevantes como entonces. Patrik Fitzgerald fue el «poeta punk». Es el compositor olvidado de la clase del 77. Patrik Fitzgerald nunca se convirtió en un nombre conocido o un icono del punk como Rotten, Strummer o Weller, pero para sus leales seguidores es igual de importante e inspirador. Lo mismo ocurre con Mark Perry, Vic Godard y Robert Lloyd. Igual que ellos, Fitzgerald es una de las voces únicas e idiosincrásicas del punk. Su sincera actitud y apariencia excéntrica – a menudo vistiendo un jersey lleno de chapas, pantalones pitillo rojos y sandalias – lo diferenciaban de sus contemporáneos del punk y la nueva ola. Siempre se le llamó poeta más que cantante, ya que las letras eran de vital importancia. Letras llenas de tragedia, comedia, cinismo, realismo, amargura, emoción y a veces esperanza. Considerado el nuevo Dylan en el 77, quizás se parecía más a Leonard Cohen con un toque de realismo social, aunque su ídolo era Bowie. «Las grabaciones siguen siendo fieles a mí. Son eso: la voz de una persona pequeña, insegura, de algún modo perdida, viviendo en un país pequeño, inseguro, de algún modo perdido».

Productos relacionados

-8%

Ver carrito

11,00

Munster

Munster Records presenta una colección de las grabaciones de Patrik Fitzgerald en Small Wonder y Polydor durante 1977-1979. Una combinación de la indignación del punk con una veta de optimismo, algo raro y excepcional en aquellos tiempos. Disponibles por primera vez en un doble LP.

Patrik Fitzgerald fue una de las rarezas que el punk rock arrojó en 1977. Un cantante solitario con una guitarra acústica interpretando sus temas delante del público punk y alternándolos con charlas, relatos y poemas. ¿Para eso murió gente en las guerras punk? La respuesta es un enfático sí. No hay mejor ejemplo del «hazlo tú mismo» punk que la solitaria y menuda figura de Patrik Fitzgerald expresándose sobre un escenario y llevando cosas a cabo por su cuenta. Cantando temas sobre alienación, contemplación y situaciones imaginarias, enfrentándose a menudo a recibimientos hostiles al comunicarse con el público. Mientras los grupos tenían la protección de ser varios y el respaldo del volumen y los vatios, él estaba solo. Patrik escribía letras realistas, conmovedoras, incisivas y a veces incómodas. Sus primeros temas como ‘Safety Pin In My Heart’ y ‘All Sewn Up’ han resistido el paso del tiempo de manera extraordinaria y hoy suenan tan relevantes como entonces. Patrik Fitzgerald fue el «poeta punk». Es el compositor olvidado de la clase del 77. Patrik Fitzgerald nunca se convirtió en un nombre conocido o un icono del punk como Rotten, Strummer o Weller, pero para sus leales seguidores es igual de importante e inspirador. Lo mismo ocurre con Mark Perry, Vic Godard y Robert Lloyd. Igual que ellos, Fitzgerald es una de las voces únicas e idiosincrásicas del punk. Su sincera actitud y apariencia excéntrica – a menudo vistiendo un jersey lleno de chapas, pantalones pitillo rojos y sandalias – lo diferenciaban de sus contemporáneos del punk y la nueva ola. Siempre se le llamó poeta más que cantante, ya que las letras eran de vital importancia. Letras llenas de tragedia, comedia, cinismo, realismo, amargura, emoción y a veces esperanza. Considerado el nuevo Dylan en el 77, quizás se parecía más a Leonard Cohen con un toque de realismo social, aunque su ídolo era Bowie. «Las grabaciones siguen siendo fieles a mí. Son eso: la voz de una persona pequeña, insegura, de algún modo perdida, viviendo en un país pequeño, inseguro, de algún modo perdido».

Productos relacionados

-8%

Ver carrito

11,00

Munster

Safety Pin Stuck In My Heart

SKU: MR 349  | 

Munster Records presenta una colección de las grabaciones de Patrik Fitzgerald en Small Wonder y Polydor durante 1977-1979. Una combinación de la indignación del punk con una veta de optimismo, algo raro y excepcional en aquellos tiempos. Disponibles por primera vez en un doble LP.

Patrik Fitzgerald fue una de las rarezas que el punk rock arrojó en 1977. Un cantante solitario con una guitarra acústica interpretando sus temas delante del público punk y alternándolos con charlas, relatos y poemas. ¿Para eso murió gente en las guerras punk? La respuesta es un enfático sí. No hay mejor ejemplo del «hazlo tú mismo» punk que la solitaria y menuda figura de Patrik Fitzgerald expresándose sobre un escenario y llevando cosas a cabo por su cuenta. Cantando temas sobre alienación, contemplación y situaciones imaginarias, enfrentándose a menudo a recibimientos hostiles al comunicarse con el público. Mientras los grupos tenían la protección de ser varios y el respaldo del volumen y los vatios, él estaba solo. Patrik escribía letras realistas, conmovedoras, incisivas y a veces incómodas. Sus primeros temas como ‘Safety Pin In My Heart’ y ‘All Sewn Up’ han resistido el paso del tiempo de manera extraordinaria y hoy suenan tan relevantes como entonces. Patrik Fitzgerald fue el «poeta punk». Es el compositor olvidado de la clase del 77. Patrik Fitzgerald nunca se convirtió en un nombre conocido o un icono del punk como Rotten, Strummer o Weller, pero para sus leales seguidores es igual de importante e inspirador. Lo mismo ocurre con Mark Perry, Vic Godard y Robert Lloyd. Igual que ellos, Fitzgerald es una de las voces únicas e idiosincrásicas del punk. Su sincera actitud y apariencia excéntrica – a menudo vistiendo un jersey lleno de chapas, pantalones pitillo rojos y sandalias – lo diferenciaban de sus contemporáneos del punk y la nueva ola. Siempre se le llamó poeta más que cantante, ya que las letras eran de vital importancia. Letras llenas de tragedia, comedia, cinismo, realismo, amargura, emoción y a veces esperanza. Considerado el nuevo Dylan en el 77, quizás se parecía más a Leonard Cohen con un toque de realismo social, aunque su ídolo era Bowie. «Las grabaciones siguen siendo fieles a mí. Son eso: la voz de una persona pequeña, insegura, de algún modo perdida, viviendo en un país pequeño, inseguro, de algún modo perdido».

-8%

Ver carrito

11,00

Munster

Patrik Fitzgerald

Safety Pin Stuck In My Heart

SKU: MR 349  | 

Munster Records presenta una colección de las grabaciones de Patrik Fitzgerald en Small Wonder y Polydor durante 1977-1979. Una combinación de la indignación del punk con una veta de optimismo, algo raro y excepcional en aquellos tiempos. Disponibles por primera vez en un doble LP.

Patrik Fitzgerald fue una de las rarezas que el punk rock arrojó en 1977. Un cantante solitario con una guitarra acústica interpretando sus temas delante del público punk y alternándolos con charlas, relatos y poemas. ¿Para eso murió gente en las guerras punk? La respuesta es un enfático sí. No hay mejor ejemplo del «hazlo tú mismo» punk que la solitaria y menuda figura de Patrik Fitzgerald expresándose sobre un escenario y llevando cosas a cabo por su cuenta. Cantando temas sobre alienación, contemplación y situaciones imaginarias, enfrentándose a menudo a recibimientos hostiles al comunicarse con el público. Mientras los grupos tenían la protección de ser varios y el respaldo del volumen y los vatios, él estaba solo. Patrik escribía letras realistas, conmovedoras, incisivas y a veces incómodas. Sus primeros temas como ‘Safety Pin In My Heart’ y ‘All Sewn Up’ han resistido el paso del tiempo de manera extraordinaria y hoy suenan tan relevantes como entonces. Patrik Fitzgerald fue el «poeta punk». Es el compositor olvidado de la clase del 77. Patrik Fitzgerald nunca se convirtió en un nombre conocido o un icono del punk como Rotten, Strummer o Weller, pero para sus leales seguidores es igual de importante e inspirador. Lo mismo ocurre con Mark Perry, Vic Godard y Robert Lloyd. Igual que ellos, Fitzgerald es una de las voces únicas e idiosincrásicas del punk. Su sincera actitud y apariencia excéntrica – a menudo vistiendo un jersey lleno de chapas, pantalones pitillo rojos y sandalias – lo diferenciaban de sus contemporáneos del punk y la nueva ola. Siempre se le llamó poeta más que cantante, ya que las letras eran de vital importancia. Letras llenas de tragedia, comedia, cinismo, realismo, amargura, emoción y a veces esperanza. Considerado el nuevo Dylan en el 77, quizás se parecía más a Leonard Cohen con un toque de realismo social, aunque su ídolo era Bowie. «Las grabaciones siguen siendo fieles a mí. Son eso: la voz de una persona pequeña, insegura, de algún modo perdida, viviendo en un país pequeño, inseguro, de algún modo perdido».

Productos relacionados