Catalogo - Color Hits

Los Bichos

Color Hits

Agotado

Ver carrito

18,00

Munster

Los Bichos

Color Hits


SKU: MR-SSS 36  |  ,

El impresionante debut de Los Bichos, de 1989, reeditado por primera vez. Josetxo Ezponda no ocultó sus influencias (Television, Suicide, Scientists, Birthday Party, Stooges, Bo Diddley, Cramps…) pero las hizo suyas y ofreció un sonido nuevo con letras en español. Notas interiores de Iñigo Munster.

Color Hits, publicado en el verano de 1989, es una declaración de principios por parte del grupo formado alrededor del sin par, excéntrico y excesivo Josetxo. Un disco que supone el debut de un Josetxo, joven afectado por el punk de la primera ola, que en 1978 había formado su grupo Tensión; idea que van desarrollando hasta que en 1987 dan con el género y nombre que los definiría como anillo al dedo: Los Bichos. Como si de La Isla del Tesoro se tratase, Josetxo estaba acompañado en todo momento por un escuadrón de fieles y singulares camaradas, cada cual con su particular input. Asio, bajo y voces, su alma gemela y cómplice total e incondicional en todas las bicho-andanzas. Charly, guitarra solista, hizo de cirujano en toda la trama de licks, solos y arpegios, cual Mick Ronson para Bowie. Y por último Fermín, batería, alias Se avecina tormenta, quien aporreaba su instrumento como reza su sobrenombre. Es solo un primer disco, decía Josetxo. No tiene sentido descifrar un disco como el que tienes en tus manos cuando puedes estar escuchándolo. O apoyarse en referencias e influencias para intentar explicarlo. Lo importante de Color Hits es que se trata de una total e incondicional declaración de amor a los iconos, sonidos y estéticas olvidadas por aquel entonces. Fetiches como El Bosco, Jack Vance, Wim Wenders, Dalí, Tolkien, ocultismo, Egipto… Discos de glam rock, blues, latinoamericano, Motown, Blank Generation y… Ruido. A finales de los 80 algunas compañías independientes locales empezaban a publicar opciones realmente alternativas a toda la resaca post-movida. Se podrían destacar los primeros álbumes de Sex Museum, Lagartija Nick y Cancer Moon. Es por ese hastío que Color Hits fue abrazado por una comunidad de fans deseosos de adentrarse en universos surgidos de mentes inspiradas y autodidactas como la de Josetxo. Color Hits era y sigue siendo uno de los debuts más explosivos jamás publicado. Las canciones (de Color Hits) están hechas desde el punto de vista de un fan, decía Josetxo. Los Bichos combinan dulzura y emoción con rabia y tensión. Y sin complejo se marcan un bolero-ranchera (‘Mezcalito’, ‘Me gustaría llorar’) o una delicada versión de los Temptations (‘My Girl’). Hay también guiños a Captain Beefheart, o el acertado e intuitivo cruce de los Stooges con Bo Diddley, donde dan con el ADN de todo este asunto. Adorna la carátula y hoja interior un collage y textos de puño, letra y sangre del propio Josetxo. Aquí había potencial, ideas y buenas canciones. Incluso la compañía apostó por ‘Shadow Girl’ como single, canción que fue propuesta para las listas de Los 40 Principales. Su pegajosa melodía y soberbia estructura pop no pareció encajar. ¿Y por qué no?: My head is burning, mi cock is high, Shadow Girl is here tonight. El épico ‘Verano muerto’ fue la canción de ese verano y de unos cuantos más, al menos para mí. Guiños a Lou Reed y a The Only Ones incluidos en una obra monumental de POP. Un millón de esqueletos caminan en silencio, perdidos y asustados bajo el cielo plateado… pintados de colores, maquillados como putas. Una serie de conciertos y presentaciones aquí y allá fue todo lo que el grupo consiguió arañar de los beneficios de tener un LP en la calle. Consiguieron conectar, eso sí, con un entregado puñado de fans que no pudieron sino rendirse ante semejantes artistas y obra. Nos encontramos ante otro grave caso de olvido e injusticia. Pero nunca es tarde para Los Bichos, porque a pesar de que salvo Charly ninguno de ellos esté aquí con nosotros para contarlo, su música ha superado la barrera del tiempo con clase y estilo. Iñigo Munster. Publicado por Vinilísssimo.

Uno de los grupos españoles (Pamplona) más grandes de todos los tiempos. Partiendo del punk, el glam, y grupos australianos como Scientists o Birthday Party, crearon un mundo extraño y único al margen de cualquier etiqueta y movimiento.
Agotado

Ver carrito

18,00

Munster

El impresionante debut de Los Bichos, de 1989, reeditado por primera vez. Josetxo Ezponda no ocultó sus influencias (Television, Suicide, Scientists, Birthday Party, Stooges, Bo Diddley, Cramps…) pero las hizo suyas y ofreció un sonido nuevo con letras en español. Notas interiores de Iñigo Munster.

Color Hits, publicado en el verano de 1989, es una declaración de principios por parte del grupo formado alrededor del sin par, excéntrico y excesivo Josetxo. Un disco que supone el debut de un Josetxo, joven afectado por el punk de la primera ola, que en 1978 había formado su grupo Tensión; idea que van desarrollando hasta que en 1987 dan con el género y nombre que los definiría como anillo al dedo: Los Bichos. Como si de La Isla del Tesoro se tratase, Josetxo estaba acompañado en todo momento por un escuadrón de fieles y singulares camaradas, cada cual con su particular input. Asio, bajo y voces, su alma gemela y cómplice total e incondicional en todas las bicho-andanzas. Charly, guitarra solista, hizo de cirujano en toda la trama de licks, solos y arpegios, cual Mick Ronson para Bowie. Y por último Fermín, batería, alias Se avecina tormenta, quien aporreaba su instrumento como reza su sobrenombre. Es solo un primer disco, decía Josetxo. No tiene sentido descifrar un disco como el que tienes en tus manos cuando puedes estar escuchándolo. O apoyarse en referencias e influencias para intentar explicarlo. Lo importante de Color Hits es que se trata de una total e incondicional declaración de amor a los iconos, sonidos y estéticas olvidadas por aquel entonces. Fetiches como El Bosco, Jack Vance, Wim Wenders, Dalí, Tolkien, ocultismo, Egipto… Discos de glam rock, blues, latinoamericano, Motown, Blank Generation y… Ruido. A finales de los 80 algunas compañías independientes locales empezaban a publicar opciones realmente alternativas a toda la resaca post-movida. Se podrían destacar los primeros álbumes de Sex Museum, Lagartija Nick y Cancer Moon. Es por ese hastío que Color Hits fue abrazado por una comunidad de fans deseosos de adentrarse en universos surgidos de mentes inspiradas y autodidactas como la de Josetxo. Color Hits era y sigue siendo uno de los debuts más explosivos jamás publicado. Las canciones (de Color Hits) están hechas desde el punto de vista de un fan, decía Josetxo. Los Bichos combinan dulzura y emoción con rabia y tensión. Y sin complejo se marcan un bolero-ranchera (‘Mezcalito’, ‘Me gustaría llorar’) o una delicada versión de los Temptations (‘My Girl’). Hay también guiños a Captain Beefheart, o el acertado e intuitivo cruce de los Stooges con Bo Diddley, donde dan con el ADN de todo este asunto. Adorna la carátula y hoja interior un collage y textos de puño, letra y sangre del propio Josetxo. Aquí había potencial, ideas y buenas canciones. Incluso la compañía apostó por ‘Shadow Girl’ como single, canción que fue propuesta para las listas de Los 40 Principales. Su pegajosa melodía y soberbia estructura pop no pareció encajar. ¿Y por qué no?: My head is burning, mi cock is high, Shadow Girl is here tonight. El épico ‘Verano muerto’ fue la canción de ese verano y de unos cuantos más, al menos para mí. Guiños a Lou Reed y a The Only Ones incluidos en una obra monumental de POP. Un millón de esqueletos caminan en silencio, perdidos y asustados bajo el cielo plateado… pintados de colores, maquillados como putas. Una serie de conciertos y presentaciones aquí y allá fue todo lo que el grupo consiguió arañar de los beneficios de tener un LP en la calle. Consiguieron conectar, eso sí, con un entregado puñado de fans que no pudieron sino rendirse ante semejantes artistas y obra. Nos encontramos ante otro grave caso de olvido e injusticia. Pero nunca es tarde para Los Bichos, porque a pesar de que salvo Charly ninguno de ellos esté aquí con nosotros para contarlo, su música ha superado la barrera del tiempo con clase y estilo. Iñigo Munster. Publicado por Vinilísssimo.

Productos relacionados

Agotado

Ver carrito

18,00

Munster

Color Hits

SKU: MR-SSS 36  |  ,

El impresionante debut de Los Bichos, de 1989, reeditado por primera vez. Josetxo Ezponda no ocultó sus influencias (Television, Suicide, Scientists, Birthday Party, Stooges, Bo Diddley, Cramps…) pero las hizo suyas y ofreció un sonido nuevo con letras en español. Notas interiores de Iñigo Munster.

Color Hits, publicado en el verano de 1989, es una declaración de principios por parte del grupo formado alrededor del sin par, excéntrico y excesivo Josetxo. Un disco que supone el debut de un Josetxo, joven afectado por el punk de la primera ola, que en 1978 había formado su grupo Tensión; idea que van desarrollando hasta que en 1987 dan con el género y nombre que los definiría como anillo al dedo: Los Bichos. Como si de La Isla del Tesoro se tratase, Josetxo estaba acompañado en todo momento por un escuadrón de fieles y singulares camaradas, cada cual con su particular input. Asio, bajo y voces, su alma gemela y cómplice total e incondicional en todas las bicho-andanzas. Charly, guitarra solista, hizo de cirujano en toda la trama de licks, solos y arpegios, cual Mick Ronson para Bowie. Y por último Fermín, batería, alias Se avecina tormenta, quien aporreaba su instrumento como reza su sobrenombre. Es solo un primer disco, decía Josetxo. No tiene sentido descifrar un disco como el que tienes en tus manos cuando puedes estar escuchándolo. O apoyarse en referencias e influencias para intentar explicarlo. Lo importante de Color Hits es que se trata de una total e incondicional declaración de amor a los iconos, sonidos y estéticas olvidadas por aquel entonces. Fetiches como El Bosco, Jack Vance, Wim Wenders, Dalí, Tolkien, ocultismo, Egipto… Discos de glam rock, blues, latinoamericano, Motown, Blank Generation y… Ruido. A finales de los 80 algunas compañías independientes locales empezaban a publicar opciones realmente alternativas a toda la resaca post-movida. Se podrían destacar los primeros álbumes de Sex Museum, Lagartija Nick y Cancer Moon. Es por ese hastío que Color Hits fue abrazado por una comunidad de fans deseosos de adentrarse en universos surgidos de mentes inspiradas y autodidactas como la de Josetxo. Color Hits era y sigue siendo uno de los debuts más explosivos jamás publicado. Las canciones (de Color Hits) están hechas desde el punto de vista de un fan, decía Josetxo. Los Bichos combinan dulzura y emoción con rabia y tensión. Y sin complejo se marcan un bolero-ranchera (‘Mezcalito’, ‘Me gustaría llorar’) o una delicada versión de los Temptations (‘My Girl’). Hay también guiños a Captain Beefheart, o el acertado e intuitivo cruce de los Stooges con Bo Diddley, donde dan con el ADN de todo este asunto. Adorna la carátula y hoja interior un collage y textos de puño, letra y sangre del propio Josetxo. Aquí había potencial, ideas y buenas canciones. Incluso la compañía apostó por ‘Shadow Girl’ como single, canción que fue propuesta para las listas de Los 40 Principales. Su pegajosa melodía y soberbia estructura pop no pareció encajar. ¿Y por qué no?: My head is burning, mi cock is high, Shadow Girl is here tonight. El épico ‘Verano muerto’ fue la canción de ese verano y de unos cuantos más, al menos para mí. Guiños a Lou Reed y a The Only Ones incluidos en una obra monumental de POP. Un millón de esqueletos caminan en silencio, perdidos y asustados bajo el cielo plateado… pintados de colores, maquillados como putas. Una serie de conciertos y presentaciones aquí y allá fue todo lo que el grupo consiguió arañar de los beneficios de tener un LP en la calle. Consiguieron conectar, eso sí, con un entregado puñado de fans que no pudieron sino rendirse ante semejantes artistas y obra. Nos encontramos ante otro grave caso de olvido e injusticia. Pero nunca es tarde para Los Bichos, porque a pesar de que salvo Charly ninguno de ellos esté aquí con nosotros para contarlo, su música ha superado la barrera del tiempo con clase y estilo. Iñigo Munster. Publicado por Vinilísssimo.

Agotado

Ver carrito

18,00

Munster

Los Bichos

Color Hits

SKU: MR-SSS 36  |  ,

El impresionante debut de Los Bichos, de 1989, reeditado por primera vez. Josetxo Ezponda no ocultó sus influencias (Television, Suicide, Scientists, Birthday Party, Stooges, Bo Diddley, Cramps…) pero las hizo suyas y ofreció un sonido nuevo con letras en español. Notas interiores de Iñigo Munster.

Color Hits, publicado en el verano de 1989, es una declaración de principios por parte del grupo formado alrededor del sin par, excéntrico y excesivo Josetxo. Un disco que supone el debut de un Josetxo, joven afectado por el punk de la primera ola, que en 1978 había formado su grupo Tensión; idea que van desarrollando hasta que en 1987 dan con el género y nombre que los definiría como anillo al dedo: Los Bichos. Como si de La Isla del Tesoro se tratase, Josetxo estaba acompañado en todo momento por un escuadrón de fieles y singulares camaradas, cada cual con su particular input. Asio, bajo y voces, su alma gemela y cómplice total e incondicional en todas las bicho-andanzas. Charly, guitarra solista, hizo de cirujano en toda la trama de licks, solos y arpegios, cual Mick Ronson para Bowie. Y por último Fermín, batería, alias Se avecina tormenta, quien aporreaba su instrumento como reza su sobrenombre. Es solo un primer disco, decía Josetxo. No tiene sentido descifrar un disco como el que tienes en tus manos cuando puedes estar escuchándolo. O apoyarse en referencias e influencias para intentar explicarlo. Lo importante de Color Hits es que se trata de una total e incondicional declaración de amor a los iconos, sonidos y estéticas olvidadas por aquel entonces. Fetiches como El Bosco, Jack Vance, Wim Wenders, Dalí, Tolkien, ocultismo, Egipto… Discos de glam rock, blues, latinoamericano, Motown, Blank Generation y… Ruido. A finales de los 80 algunas compañías independientes locales empezaban a publicar opciones realmente alternativas a toda la resaca post-movida. Se podrían destacar los primeros álbumes de Sex Museum, Lagartija Nick y Cancer Moon. Es por ese hastío que Color Hits fue abrazado por una comunidad de fans deseosos de adentrarse en universos surgidos de mentes inspiradas y autodidactas como la de Josetxo. Color Hits era y sigue siendo uno de los debuts más explosivos jamás publicado. Las canciones (de Color Hits) están hechas desde el punto de vista de un fan, decía Josetxo. Los Bichos combinan dulzura y emoción con rabia y tensión. Y sin complejo se marcan un bolero-ranchera (‘Mezcalito’, ‘Me gustaría llorar’) o una delicada versión de los Temptations (‘My Girl’). Hay también guiños a Captain Beefheart, o el acertado e intuitivo cruce de los Stooges con Bo Diddley, donde dan con el ADN de todo este asunto. Adorna la carátula y hoja interior un collage y textos de puño, letra y sangre del propio Josetxo. Aquí había potencial, ideas y buenas canciones. Incluso la compañía apostó por ‘Shadow Girl’ como single, canción que fue propuesta para las listas de Los 40 Principales. Su pegajosa melodía y soberbia estructura pop no pareció encajar. ¿Y por qué no?: My head is burning, mi cock is high, Shadow Girl is here tonight. El épico ‘Verano muerto’ fue la canción de ese verano y de unos cuantos más, al menos para mí. Guiños a Lou Reed y a The Only Ones incluidos en una obra monumental de POP. Un millón de esqueletos caminan en silencio, perdidos y asustados bajo el cielo plateado… pintados de colores, maquillados como putas. Una serie de conciertos y presentaciones aquí y allá fue todo lo que el grupo consiguió arañar de los beneficios de tener un LP en la calle. Consiguieron conectar, eso sí, con un entregado puñado de fans que no pudieron sino rendirse ante semejantes artistas y obra. Nos encontramos ante otro grave caso de olvido e injusticia. Pero nunca es tarde para Los Bichos, porque a pesar de que salvo Charly ninguno de ellos esté aquí con nosotros para contarlo, su música ha superado la barrera del tiempo con clase y estilo. Iñigo Munster. Publicado por Vinilísssimo.

Productos relacionados