Catalogo - Los Mockers

Los Mockers

Los Mockers


Ver carrito

6,00

Munster

Los Mockers

Los Mockers


SKU: MR-SSS 503  |  , ,

Reedición del mítico LP de 1966 de una de las bandas que lideraron la «Invasión uruguaya» en Argentina. Los Mockers eran el contrapunto Rolling Stone al sonido Beatle de Los Shakers, y su único LP es una pieza clave del rock de los 60 en Latinoamérica. Remasterizado a partir de las grabaciones originales en estéreo.

Si hubiesen surgido en un país de habla inglesa, quizás su nombre estaría ahora entre los grandes de los años 60. Al menos, es posible que su historia hubiese tenido más continuidad, en vez de quedar truncada en su mejor momento. Pero Los Mockers eran uruguayos, y durante la corta vida del grupo no llegaron más allá del Río de la Plata. Todo empezó en un instituto de secundaria de Montevideo, donde estudiaban tres de los futuros Mockers. Fue en la fiesta de fin de curso de 1963, cuando todavía no se conocía allí a los Beatles. Con 16 años, se lanzaron a tocar versiones de los mexicanos Teen Tops, los Shadows y Trini López, y pronto empezaron a componer sus propias canciones. Bastante más fue lo que tardaron en conseguir los instrumentos básicos: eran tiempos difíciles para un grupo allí. Pero llegó el momento en que el contrabajo prestado y la guitarra española conectada a una radio dieron paso a una guitarra y un bajo eléctricos, construidos artesanalmente por el padre del guitarrista, carpintero de profesión. La primitiva «batería» compuesta por una caja y un platillo solitario también se completó un buen día, y poco después se vieron acompañados por un rudimentario órgano Hammond. Por aquel entonces se hacían llamar Los Encadenados, y para dejarlo claro se colgaban las guitarras con cadenas metálicas. Esto acabó teniendo más impacto sobre sus chaquetas que sobre el público, así que la idea no duró mucho. Pero con ese nombre grabaron sus primeras maquetas, todavía en castellano. En 1964 la explosión británica sacudió al mundo. Los Encadenados adaptaron también algunos temas de los Beatles, pero en el fondo seguían buscando su identidad por otros caminos, más agrestes y menos transitados. Lo que realmente revolucionó su estilo fue la aparición de los primeros discos de los Rolling Stones, menos elaborados pero con una carga de energía rebelde que electrizó a todo el grupo a la vez. Y al poco tiempo encontraron otras fuentes, como los primitivos Animals. Era lo que habían estado buscando sin saberlo: el rhythm and blues, la fuerza más salvaje hasta entonces conocida. Aquel verano de 1965 Montevideo se ponía rápidamente a la moda. Se abrían locales y clubes como La Cueva, donde el grupo aparecía periódicamente. Los fines de semana actuaban en bailes de estudiantes y regularmente también en directo en TV. Arropado por ese ambiente (del que saldrían ese año notables bandas uruguayas como Los Shakers), el grupo maduraba y componía sus primeras canciones en inglés. Era el momento de dar un salto adelante y adoptar un nombre definitivo, que reflejase mejor la música que estaban haciendo. En Inglaterra se sucedían los enfrentamientos entre mods y rockers, y de ahí saltó la chispa: en adelante se llamarían Los Mockers (que a la vez significa burlones). Tenían entonces entre 18 y 19 años de edad. 1966 fue el año más prolífico de la banda. Establecidos en Argentina, al cabo de unos meses tocaban noche a noche en locales como el Whisky a Go Go, multiplicando sus actuaciones los fines de semana y apareciendo también regularmente en TV. A lo largo de ese año publicaron su primer single y su único LP, aunque sin conseguir un éxito mayoritario. Podían reunir a un puñado de fans y seguidores fieles, pero su música resultaba demasiado extraña y underground para un gran público. Un proyectado segundo LP nunca llegó a completarse porque Los Mockers, incapaces de subsistir en Argentina, regresaron desanimados al Uruguay en 1967. Aunque recibidos con entusiasmo a su vuelta, no pudieron concretar nuevos proyectos de gira y poco después se separaron. Publicado por Vinilísssimo

La historia de Los Mockers es ciertamente insólita. Formados en Montevideo en 1963, fueron uno de los primeros grupos uruguayos de rhythm & blues, llegaron a grabar un único LP y un par de singles en Argentina en 1966, y se disolvieron prematuramente en 1967, quedando truncada una prometedora carrera cuando sus integrantes apenas habían cumplido los 20 años de edad. Inesperadamente, a partir de los años 80 aquel disco fue reeditándose a nivel independiente en diferentes países del mundo: desde Uruguay a España, desde EEUU a Suecia, estableciendo a Los Mockers como un grupo de culto más allá de sus fronteras. Así, su influencia ha ido creciendo y nuevas generaciones de bandas siguen descubriendo su música, interpretando en directo y grabando sus propias versiones de Los Mockers.

Ver carrito

6,00

Munster

Reedición del mítico LP de 1966 de una de las bandas que lideraron la «Invasión uruguaya» en Argentina. Los Mockers eran el contrapunto Rolling Stone al sonido Beatle de Los Shakers, y su único LP es una pieza clave del rock de los 60 en Latinoamérica. Remasterizado a partir de las grabaciones originales en estéreo.

Si hubiesen surgido en un país de habla inglesa, quizás su nombre estaría ahora entre los grandes de los años 60. Al menos, es posible que su historia hubiese tenido más continuidad, en vez de quedar truncada en su mejor momento. Pero Los Mockers eran uruguayos, y durante la corta vida del grupo no llegaron más allá del Río de la Plata. Todo empezó en un instituto de secundaria de Montevideo, donde estudiaban tres de los futuros Mockers. Fue en la fiesta de fin de curso de 1963, cuando todavía no se conocía allí a los Beatles. Con 16 años, se lanzaron a tocar versiones de los mexicanos Teen Tops, los Shadows y Trini López, y pronto empezaron a componer sus propias canciones. Bastante más fue lo que tardaron en conseguir los instrumentos básicos: eran tiempos difíciles para un grupo allí. Pero llegó el momento en que el contrabajo prestado y la guitarra española conectada a una radio dieron paso a una guitarra y un bajo eléctricos, construidos artesanalmente por el padre del guitarrista, carpintero de profesión. La primitiva «batería» compuesta por una caja y un platillo solitario también se completó un buen día, y poco después se vieron acompañados por un rudimentario órgano Hammond. Por aquel entonces se hacían llamar Los Encadenados, y para dejarlo claro se colgaban las guitarras con cadenas metálicas. Esto acabó teniendo más impacto sobre sus chaquetas que sobre el público, así que la idea no duró mucho. Pero con ese nombre grabaron sus primeras maquetas, todavía en castellano. En 1964 la explosión británica sacudió al mundo. Los Encadenados adaptaron también algunos temas de los Beatles, pero en el fondo seguían buscando su identidad por otros caminos, más agrestes y menos transitados. Lo que realmente revolucionó su estilo fue la aparición de los primeros discos de los Rolling Stones, menos elaborados pero con una carga de energía rebelde que electrizó a todo el grupo a la vez. Y al poco tiempo encontraron otras fuentes, como los primitivos Animals. Era lo que habían estado buscando sin saberlo: el rhythm and blues, la fuerza más salvaje hasta entonces conocida. Aquel verano de 1965 Montevideo se ponía rápidamente a la moda. Se abrían locales y clubes como La Cueva, donde el grupo aparecía periódicamente. Los fines de semana actuaban en bailes de estudiantes y regularmente también en directo en TV. Arropado por ese ambiente (del que saldrían ese año notables bandas uruguayas como Los Shakers), el grupo maduraba y componía sus primeras canciones en inglés. Era el momento de dar un salto adelante y adoptar un nombre definitivo, que reflejase mejor la música que estaban haciendo. En Inglaterra se sucedían los enfrentamientos entre mods y rockers, y de ahí saltó la chispa: en adelante se llamarían Los Mockers (que a la vez significa burlones). Tenían entonces entre 18 y 19 años de edad. 1966 fue el año más prolífico de la banda. Establecidos en Argentina, al cabo de unos meses tocaban noche a noche en locales como el Whisky a Go Go, multiplicando sus actuaciones los fines de semana y apareciendo también regularmente en TV. A lo largo de ese año publicaron su primer single y su único LP, aunque sin conseguir un éxito mayoritario. Podían reunir a un puñado de fans y seguidores fieles, pero su música resultaba demasiado extraña y underground para un gran público. Un proyectado segundo LP nunca llegó a completarse porque Los Mockers, incapaces de subsistir en Argentina, regresaron desanimados al Uruguay en 1967. Aunque recibidos con entusiasmo a su vuelta, no pudieron concretar nuevos proyectos de gira y poco después se separaron. Publicado por Vinilísssimo

Productos relacionados


Ver carrito

6,00

Munster

Los Mockers

SKU: MR-SSS 503  |  , ,

Reedición del mítico LP de 1966 de una de las bandas que lideraron la «Invasión uruguaya» en Argentina. Los Mockers eran el contrapunto Rolling Stone al sonido Beatle de Los Shakers, y su único LP es una pieza clave del rock de los 60 en Latinoamérica. Remasterizado a partir de las grabaciones originales en estéreo.

Si hubiesen surgido en un país de habla inglesa, quizás su nombre estaría ahora entre los grandes de los años 60. Al menos, es posible que su historia hubiese tenido más continuidad, en vez de quedar truncada en su mejor momento. Pero Los Mockers eran uruguayos, y durante la corta vida del grupo no llegaron más allá del Río de la Plata. Todo empezó en un instituto de secundaria de Montevideo, donde estudiaban tres de los futuros Mockers. Fue en la fiesta de fin de curso de 1963, cuando todavía no se conocía allí a los Beatles. Con 16 años, se lanzaron a tocar versiones de los mexicanos Teen Tops, los Shadows y Trini López, y pronto empezaron a componer sus propias canciones. Bastante más fue lo que tardaron en conseguir los instrumentos básicos: eran tiempos difíciles para un grupo allí. Pero llegó el momento en que el contrabajo prestado y la guitarra española conectada a una radio dieron paso a una guitarra y un bajo eléctricos, construidos artesanalmente por el padre del guitarrista, carpintero de profesión. La primitiva «batería» compuesta por una caja y un platillo solitario también se completó un buen día, y poco después se vieron acompañados por un rudimentario órgano Hammond. Por aquel entonces se hacían llamar Los Encadenados, y para dejarlo claro se colgaban las guitarras con cadenas metálicas. Esto acabó teniendo más impacto sobre sus chaquetas que sobre el público, así que la idea no duró mucho. Pero con ese nombre grabaron sus primeras maquetas, todavía en castellano. En 1964 la explosión británica sacudió al mundo. Los Encadenados adaptaron también algunos temas de los Beatles, pero en el fondo seguían buscando su identidad por otros caminos, más agrestes y menos transitados. Lo que realmente revolucionó su estilo fue la aparición de los primeros discos de los Rolling Stones, menos elaborados pero con una carga de energía rebelde que electrizó a todo el grupo a la vez. Y al poco tiempo encontraron otras fuentes, como los primitivos Animals. Era lo que habían estado buscando sin saberlo: el rhythm and blues, la fuerza más salvaje hasta entonces conocida. Aquel verano de 1965 Montevideo se ponía rápidamente a la moda. Se abrían locales y clubes como La Cueva, donde el grupo aparecía periódicamente. Los fines de semana actuaban en bailes de estudiantes y regularmente también en directo en TV. Arropado por ese ambiente (del que saldrían ese año notables bandas uruguayas como Los Shakers), el grupo maduraba y componía sus primeras canciones en inglés. Era el momento de dar un salto adelante y adoptar un nombre definitivo, que reflejase mejor la música que estaban haciendo. En Inglaterra se sucedían los enfrentamientos entre mods y rockers, y de ahí saltó la chispa: en adelante se llamarían Los Mockers (que a la vez significa burlones). Tenían entonces entre 18 y 19 años de edad. 1966 fue el año más prolífico de la banda. Establecidos en Argentina, al cabo de unos meses tocaban noche a noche en locales como el Whisky a Go Go, multiplicando sus actuaciones los fines de semana y apareciendo también regularmente en TV. A lo largo de ese año publicaron su primer single y su único LP, aunque sin conseguir un éxito mayoritario. Podían reunir a un puñado de fans y seguidores fieles, pero su música resultaba demasiado extraña y underground para un gran público. Un proyectado segundo LP nunca llegó a completarse porque Los Mockers, incapaces de subsistir en Argentina, regresaron desanimados al Uruguay en 1967. Aunque recibidos con entusiasmo a su vuelta, no pudieron concretar nuevos proyectos de gira y poco después se separaron. Publicado por Vinilísssimo


Ver carrito

6,00

Munster

Los Mockers

Los Mockers

SKU: MR-SSS 503  |  , ,

Reedición del mítico LP de 1966 de una de las bandas que lideraron la «Invasión uruguaya» en Argentina. Los Mockers eran el contrapunto Rolling Stone al sonido Beatle de Los Shakers, y su único LP es una pieza clave del rock de los 60 en Latinoamérica. Remasterizado a partir de las grabaciones originales en estéreo.

Si hubiesen surgido en un país de habla inglesa, quizás su nombre estaría ahora entre los grandes de los años 60. Al menos, es posible que su historia hubiese tenido más continuidad, en vez de quedar truncada en su mejor momento. Pero Los Mockers eran uruguayos, y durante la corta vida del grupo no llegaron más allá del Río de la Plata. Todo empezó en un instituto de secundaria de Montevideo, donde estudiaban tres de los futuros Mockers. Fue en la fiesta de fin de curso de 1963, cuando todavía no se conocía allí a los Beatles. Con 16 años, se lanzaron a tocar versiones de los mexicanos Teen Tops, los Shadows y Trini López, y pronto empezaron a componer sus propias canciones. Bastante más fue lo que tardaron en conseguir los instrumentos básicos: eran tiempos difíciles para un grupo allí. Pero llegó el momento en que el contrabajo prestado y la guitarra española conectada a una radio dieron paso a una guitarra y un bajo eléctricos, construidos artesanalmente por el padre del guitarrista, carpintero de profesión. La primitiva «batería» compuesta por una caja y un platillo solitario también se completó un buen día, y poco después se vieron acompañados por un rudimentario órgano Hammond. Por aquel entonces se hacían llamar Los Encadenados, y para dejarlo claro se colgaban las guitarras con cadenas metálicas. Esto acabó teniendo más impacto sobre sus chaquetas que sobre el público, así que la idea no duró mucho. Pero con ese nombre grabaron sus primeras maquetas, todavía en castellano. En 1964 la explosión británica sacudió al mundo. Los Encadenados adaptaron también algunos temas de los Beatles, pero en el fondo seguían buscando su identidad por otros caminos, más agrestes y menos transitados. Lo que realmente revolucionó su estilo fue la aparición de los primeros discos de los Rolling Stones, menos elaborados pero con una carga de energía rebelde que electrizó a todo el grupo a la vez. Y al poco tiempo encontraron otras fuentes, como los primitivos Animals. Era lo que habían estado buscando sin saberlo: el rhythm and blues, la fuerza más salvaje hasta entonces conocida. Aquel verano de 1965 Montevideo se ponía rápidamente a la moda. Se abrían locales y clubes como La Cueva, donde el grupo aparecía periódicamente. Los fines de semana actuaban en bailes de estudiantes y regularmente también en directo en TV. Arropado por ese ambiente (del que saldrían ese año notables bandas uruguayas como Los Shakers), el grupo maduraba y componía sus primeras canciones en inglés. Era el momento de dar un salto adelante y adoptar un nombre definitivo, que reflejase mejor la música que estaban haciendo. En Inglaterra se sucedían los enfrentamientos entre mods y rockers, y de ahí saltó la chispa: en adelante se llamarían Los Mockers (que a la vez significa burlones). Tenían entonces entre 18 y 19 años de edad. 1966 fue el año más prolífico de la banda. Establecidos en Argentina, al cabo de unos meses tocaban noche a noche en locales como el Whisky a Go Go, multiplicando sus actuaciones los fines de semana y apareciendo también regularmente en TV. A lo largo de ese año publicaron su primer single y su único LP, aunque sin conseguir un éxito mayoritario. Podían reunir a un puñado de fans y seguidores fieles, pero su música resultaba demasiado extraña y underground para un gran público. Un proyectado segundo LP nunca llegó a completarse porque Los Mockers, incapaces de subsistir en Argentina, regresaron desanimados al Uruguay en 1967. Aunque recibidos con entusiasmo a su vuelta, no pudieron concretar nuevos proyectos de gira y poco después se separaron. Publicado por Vinilísssimo

Productos relacionados